La importancia de las bibliotecas

611

Durante más de un siglo, los libros fueron un sinónimo del saber y conocimiento. Las bibliotecas fueron el epicentro de lo que debía enseñarse y aprenderse.

 

La relación que formaron libro y escuela fue tan estrecha que tuvo que surgir el libro de texto, pensado específicamente para el trabajo en el aula.

 

“Todo lo que se procuraba enseñar, o aprender, estaba en las páginas de los libros”

 

A lo largo de muchas décadas fue forjándose como un material didáctico indispensable que para la tarea docente. Todo lo que se procuraba enseñar, o aprender, estaba en esas páginas.

 

A su vez, fue tanta la necesidad de tener más fuentes de consulta a la mano que se tuvieron que crear las bibliotecas. Libros infantiles, juveniles, enciclopedias, obras de literatura y otros materiales didácticos complementaban los procesos educativos en el aula.

 

Dicho de otra manera, se convirtieron en espacios que animaban a la lectura e impulsaban la ampliación del conocimiento. Otro tipo de conocimiento que no estaba en los libros de texto.

 

En la actualidad, con la llegada de las TIC existe una gran posibilidad de que los libros de texto y otras publicaciones impresas desaparezcan de las aulas.

 

Para muestra, basta unos ejemplos.

 

El Ministerio de Educación de Corea del Sur planificaron que en 2015 tablets y otros dispositivos electrónicos sustituyeran a los libros de texto físicos.

 

Estados como Florida o California, en la Unión Americana, comenzaron con un proceso similar apoyado por la SETDA, esperando que concluya en el curso de este año.

 

Hay quienes abogan porque las escuelas se apropien las tecnologías digitales con presteza. Transformar las prácticas pedagógicas mediante propuestas con materiales educativos digitales es la tendencia que debe seguirse.

 

Oportunidades de aprendizaje que, prácticamente, están al alcance de todos gracias a la tecnología. Videos, blogs, portales web y presentaciones multimedia, por mencionar algunos, son claros ejemplos.

 

“La enseñanza en la era digital ya no puede estar ceñida totalmente a los libros de texto”

 

También hay otras herramientas digitales que facilitan labores que podrían estar relacionadas con la enseñanza. Editores de fotohgrafías, de textos, de videos, enciplopedias y redes sociales están permitiendo que los alumnos puedan expresarse o comunicarse mediante distintos métodos.

 

La enseñanza en la era digital ya no puede estar ceñida totalmente a los libros de texto. Debe poder encontrar en Internet información útil y adecuada en función de los propósitos que establezca.

 

Además, trabajar colaborativamente en entornos virtuales, dominar las competencias y expresarse en múltiples formatos mediante estas herramientas digitales, es algo que debe considerar seriamente.

 

Aún así, las bibliotecas siguen, y seguiran, siendo espacios en los que se encuentren libros impresos. Incluso, deberían ser el contrapunto para desarrollas experiencias culturales paralelas a las obtenidas en la red.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.