Estrategias para lidiar con estudiantes complicados

Algunas estrategias para lidiar con estudiantes complicados en el salón de clases

565

Lidiar con estudiantes complicados es una de las tareas más difíciles de los docentes. Poco importa el nivel educativo, esta clase de estudiantes siempre estarán presentes. Esto causa mucha tensión y estrés en el día a día de los maestros que deben esforzarse por no perder la cabeza mientras desempeñan su trabajo.

Esta continua lucha puede erosionar rápidamente la confianza de los profesores y dañar la relación con todo el grupo de alumnos. Estos tips te ayudarán a lidiar incluso con los alumnos más exigentes para que logren comportarse dentro y fuera del salón de clases.

 

De alguna manera, formen una relación

La mayoría de los profesores se preocupan profundamente por sus alumnos. Sin embargo, conforme avanzan de nivel, el vínculo entre profesor y alumno se va a haciendo cada vez menor. Menos de la mitad de los estudiantes de educación media superior creen que sus maestros no los verían si no asistieran a la escuela. Tal vez necesitemos ser más demostrativos de nuestro cariño por las personas. Más si se trata de alguien a quien vemos casi todos los días.

Es necesario ser una fuente motivadora de los alumnos, particularmente de aquellos con personalidades difíciles. Hay que reconocernos cuando su actitud ha cambiado, aunque sea un poco. Agradece su cooperación y tómate tu tiempo para preguntar cómo es que se las han arreglado para cuidar de ellos mismos.  Se debe crear, además, un ambiente en el aula donde se animen unos a otros a cuidar de todos.

 

Enfatizar la utilidad sobre la conformidad

Una queja frecuente de los estudiantes mientras se estudian los temas que conforman los planes de estudio es “¿Cuándo vamos a usar esto?”. La mayoría no ven mayor relevancia en los contenidos para su vida cotidiana, esto provoca que se aburran y terminen perdiendo el interés en aprender.

No todos los alumnos son iguales y puede que haya algunos que reconozcan el valor del conocimiento si importar su utilidad, pero la mayoría de las personas somos prácticas. Los alumnos deben valorar la buena educación y conectarla con el éxito que pueden tener en su vida adulta.

Comenzar la clase con algo que llame su atención y conectarlo con el tema a desarrollar siempre será un éxito. Puede ser una buena historia, una duda existencial, un experimento o hasta una foto interesante. Si esto parece muy complicado se podría tomar un momento al final del día para conectar lo visto con algo interesante para ellos: música, deportes, videojuegos, etc. Rara vez un alumno se rehusará a involucrarse cuando algo capte su interés.

 

Motivar la responsabilidad de cada alumno

Los alumnos no nacen siendo responsables, es una habilidad que necesitan aprender. La mejor manera de promover la responsabilidad es la participación y las decisiones con límites. Haz que dedican acerca de horarios o maneras de evaluar. Así, la calificación será su responsabilidad pues ellos pusieron las pautas. Cultivar la responsabilidad en una base de estudiante por alumno.

Los niños no nacen responsables. Es una habilidad que necesitan aprender. Las mejores maneras de promover la responsabilidad son con la participación, la propiedad y las elecciones con límites.

Haga que sus alumnos participen en la toma de decisiones sobre todas las cosas que pueda. Trate de evitar darles inmediatamente sus soluciones o consecuencias y, en su lugar, haga preguntas que los lleven a pensar por sí mismos. Encuentre maneras de dar a sus estudiantes opciones que puedan manejar, celebre con ellos cuando sus elecciones funcionen y haga que rindan cuentas cuando cometan errores.

Fuente: TeachThought

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.