La desmilitarización de la educación

Los beneficios de la desmilitarización de la educación en América Latina

296

A medida que la educación se convierte más en una mercancía que en un derecho, la brecha entre la educación privada y la pública se vuelve más pronunciada y peligrosa. A medida que la educación deja de permitir la movilidad social.

En toda América Latina, el sistema educativo está luchando. Los jóvenes nacidos en circunstancias de pobreza que no pueden pagar las escuelas privadas dependen de la educación pública y deben esperar que sea adecuada y eficiente. Para una reforma educativa exitosa, los países necesitan encontrar y enfocar los fondos del gobierno para abordar los problemas sistémicos.

 

Reformas educativas

Muchos países de América Latina carecen de los fondos necesarios para realizar una reforma duradera que permita a los estudiantes de las regiones metropolitana y rural tener un acceso equitativo a una educación de calidad y de bajo costo.  La disminución del gasto militar para aumentar el financiamiento de la educación podría ser de gran beneficio en toda América Latina.

 

Ejemplos de desmilitarización

La desmilitarización ha sido particularmente exitosa en el caso de Costa Rica. Costa Rica no ha tenido un ejército desde 1948 y en su lugar usa ese presupuesto para servicios sociales, incluida la educación.

La inversión de Costa Rica en educación ha dado sus frutos con una población multilingüe altamente integrada en el mercado global y una fuerte inversión extranjera. El país mantiene un papel activo en la mejora de la educación, identificando fallas y trabajando para corregirlos, evidenciado por una disminución en la tasa de absentismo escolar rural.

Sin embargo, este no es el caso en América Latina, ya que los estudiantes nacidos en la riqueza son los más propensos a asistir a las universidades. Esta es una realidad evidente en el caso de varios países de la región que ha causado aún más estratificación.

Las reformas significativas en los sistemas de educación pública de América Latina solo ocurrirán por generaciones. Sin embargo, en el contexto de no guerra que la región disfruta actualmente, puede ser sabio que algunos países latinoamericanos se alejen del gasto militar para apoyar al sector educativo.

 

El caso mexicano

En México el caso no es muy diferente a la mayoría de los países de Latinoamérica. El gasto militar puede llegar a ser excesivo siendo que las fuerzas armadas requieren mayor eficacia dadas las particularidades del país. La violencia no ha sido gratuita y es necesario un replanteamiento de las fuerzas armadas. 

Por su parte, la idiosincracia de la educación pública en México ha tenido un corte militar desde hace varias décadas. Aunque ciertamente ha habido adecuaciones a los tiempos actuales, aún existen protocolos ciertamente militares que resultan innecesarios en la impartición de valores, conocimientos y disciplina en los estudiantes.

 

Fuente: Blog Chron

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.